martes, 3 de octubre de 2017

Yesos Oligocenos (Sierra de las Gesas)

PATRIMONIO GEOLÓGICO, CULTURAL Y AMBIENTAL LIGADO AL ANTICLINAL DE BARBASTRO

A lo largo de todo el núcleo del anticlinal de Barbastro, afloran yesos de edad oligocena. El yeso se compone de sulfato de calcio hidratado y se forma en lagos o mares sometidos a rápida evaporación. El de la depresión del Ebro, nos informa de una época en la que un pedazo de mar quedó separado del océano por las jóvenes cordilleras alpinas y cristalizaron todas sus sales a medida que se desecó.
La Sierra de las Gesas es una especie de espinazo blanco que parte por la mitad las comarcas del Somontano, Cinca Medio y Litera. Constituye la frontera entre el Pirineo y la Depresión del Ebro.

Los yesos han sido fuente de recursos (sillares, aguas salinas, yeso de obra) pero también de problemas (colapsos kársticos)

Ofitas (Calasanz)

PATRIMONIO GEOLÓGICO, CULTURAL Y AMBIENTAL LIGADO AL ANTICLINAL DE BARBASTRO

Son un tipo de rocas ígneas que aparecen con cierta frecuencia en los materiales del triásico superior (facies keuper) de los Pirineos y alrededores. Se trata de rocas subvolcánicas, es decir, que se han originado por el enfriamiento de una masa de magma en el interior de la corteza en una zona próxima a la superficie. Los minerales más abundantes en estas rocas son olivino, piroxenos y plagioclasas.

A pesar de que en toda la zona las rocas abrumadoramente más abundantes son las sedimentarias, al norte del anticlinal, en la zona de Gabasa y Calasanz, existen pequeños afloramientos de rocas del triásico entre las que pueden encontrarse material subvolcánico.
El color original de las ofitas es verdoso, aunque sualteración genera colores negros.

Pozos de agua

PATRIMONIO GEOLÓGICO, CULTURAL Y AMBIENTAL LIGADO AL ANTICLINAL DE BARBASTRO


Además de los típicos pozos verticales, en la comarca del Cinca Medio (Huesca) se construían galerías horizontales subterráneas en capas porosas de arenisca para drenar el agua subterránea. Estos pozos también recogían el agua de lluvia de una zona extensa por lo que eran puntos importantes en el abastecimiento de agua de boca y para el ganado.
La utilización de los recursos geológicos para el aprovechamiento del agua es una constante en las comarcas orientales de Huesca. La existencia alternancia de areniscas (permeables) y arcillas (impermeables) favorece la circulación horizontal del agua subterránea en la zona de la depresión del Ebro, lo que a su vez posibilitó la construcción de pozos y galerías.
Recientemente se han rehabilitado varios de estos pozos en Monzón.

Minas de Manganeso

PATRIMONIO GEOLÓGICO, CULTURAL Y AMBIENTAL LIGADO AL ANTICLINAL DE BARBASTRO


Esta romántica imagen de una mina abandonada, corresponde a una de las explotaciones de Manganeso que existieron en Estopiñán (Huesca) El manganeso fue utilizado principalmente en la industria siderúrgica y en la fabricación de pilas secas.

A diferencia de otras zonas de Aragón, donde se han rehabilitado minas abandonadas con fines turísticas y culturales, las viejas explotaciones mineras de esta zona de Huesca están completamente abandonadas.

Al lado existen grandes minas activas a cielo abierto donde se explotan ofitas para terraplenes de carreteras y ferrocarriles.

lunes, 2 de octubre de 2017

La playa fósil de Peralta de la Sal

PATRIMONIO GEOLÓGICO, CULTURAL Y AMBIENTAL LIGADO AL ANTICLINAL DE BARBASTRO


En los flancos del anticlinal de Barbastro aparecen capas de arenisca con fuertes buzamientos e incluso verticales debido a la compresión tectónica. En ellos, la erosión de las arcillas permite a menudo contemplar estructuras de corriente tales como los ripples (rizaduras originadas en el sedimento por las corrientes de agua o de aire que los transportaban)
La “playa fósil” de Peralta de la sal  (comarca de la Litera) constituye un caso excepcional en la conservación de estructuras sedimentarias de corriente. Nos informa de una época en la que el Pirineo ya se había levantado y las corrientes fluviales transportaban sedimentos procedentes del norte hacia el centro de la cuenca del Ebro.

Además de ripples, en el afloramiento hay pistas de huellas de aves y gusanos.